Reseña: Apocalypse Now 1979 (con spoilers) - Horror Hazard

 Septiembre 14, 2021



Año: 1979
Duración: 153 min – Final Cut 183 - Redux 202 min
País: Estados Unidos 
Dirección: Francis Ford Coppola

Guion:
John Milius, Francis Ford Coppola 

Novela: Joseph Conrad

Música:
Carmine Coppola, Francis Ford Coppola
Fotografía: Vittorio Storaro

Reparto:
Martin Sheen, Marlon Brando, Robert Duvall, Frederic Forrest, Sam Bottoms, Albert Hall, Laurence Fishburne, Harrison Ford, Dennis Hopper 

Productora: Zoetrope Studios

Género
Bélico. Drama | Guerra de Vietnam. Película de culto. Misterio

“Si el horror no se convierte en un amigo, se convierte en "un enemigo al que temer"


Al igual que George Lucas, Francis Ford Coppola se ha mostrado reacio a cerrar el libro sobre las películas que lo hicieron famoso. Pero mientras que las revisiones digitales de Star Wars fueron despreciadas por muchos, Apocalypse Now en su versión Redux, fue tratada con respeto por la crítica y el público en su lanzamiento en 2001. Muchos aceptaron en gran medida la justificación del director: las preocupaciones comerciales le impidieron hacer la obra maestra de 1979 tan extraña como quería; décadas después, quería mostrarnos lo que había recortado.

El director explica que Redux no estaba destinado a ser una versión definitiva. Fue simplemente una oportunidad de "poner todo de nuevo", a pesar de darse cuenta de que 202 minutos eran más largos de lo que la película realmente necesitaba. Ha regresado de nuevo, conservando gran parte de lo que Redux agregó, pero cortando y metiendo todo: Su Apocalipsis Ahora: Final Cut de 183 minutos (media hora más que la versión de 1979). También es una oportunidad para aplicar los avances tecnológicos actuales a la película, utilizando Dolby Vision y Atmos para que sea lo más visceralmente impactante posible.


La película es un espejo que refleja nuestros sentimientos sobre la guerra de Vietnam, en toda su complejidad y tristeza. A quienes defienden la banalidad de "Pearl Harbor", saquen el tiempo y vean (no disfruten) de Apocalypse Now y reflexionen sobre la diferencia.

Sinopsis
Durante la guerra de Vietnam, al joven Capitán Willard, un oficial de los servicios de inteligencia del ejército estadounidense, se le ha encomendado entrar en Camboya con la peligrosa misión de eliminar a Kurtz, un coronel renegado que se ha vuelto loco. El capitán deberá ir navegar por el río hasta el corazón de la selva, donde parece ser que Kurtz reina como un buda despótico sobre los miembros de la tribu Montagnard, que le adoran como a un dios.

Locura es la palabra clave para esta cinta bélica, tanto en pantalla como fuera de ella. Recomiendo leer “Notes: The Making of Apocalypse Now”, de la esposa del director, Eleanor Coppola, para conocer la confusión de hacer la película en Filipinas. O puede ver el magnífico documental de 1991 Hearts of Darkness: A Filmmaker's Apocalypse, que incluye imágenes tomadas por la Sra. Coppola de su esposo desmoronándose y, durante un tiempo, su matrimonio con él, mientras luchaba contra un tifón e inseguridades aún más tormentosas que el sexo y las drogas no podían apaciguar para completar su obra maestra. 


La historia trata de un viaje río arriba por el capitán Willard (Martin Sheen), que manda a una lancha patrullera a penetrar detrás de las líneas enemigas y descubrir el reducto secreto del casi mítico coronel Kurtz (Marlon Brando), uno de los soldados más condecorados del ejército, ahora liderando su propia secta o tribu. La historia se basa en El corazón de las tinieblas de Conrad, pero reemplaza el misterio implacable de los tramos superiores del Congo con el misterio igualmente indescifrable de la aventura estadounidense en Vietnam. Cuando se llega al fondo de en quién se ha convertido Kurtz y en qué está pensando, se reflexiona sobre cómo la guerra transformó el idealismo estadounidense original.

La película consta de una serie de conjuntos de escenas. La más famosa es el asalto a la aldea, que comienza con los altavoces de los helicópteros disparando la música del compositor Richard Wagner a los aterrorizados estudiantes y maestros, y continuando con el teniente Kilgore (Robert Duvall) y su bravuconería en la playa ("Me encanta el olor del napalm en la mañana").


La apertura, con el sonido de helicópteros intercalados con Willard sudando angustia en la cama de su hotel en Saigón, una jungla ardiendo con napalm y The Doors tocando “The End”, sigue siendo una maravilla visual y auditiva. Y Dennis Hopper, como el reportero gráfico que vive entre cabezas cortadas y cadáveres en descomposición en el campamento de Kurtz, parece haber creado algo más dementemente intenso de lo que recuerdo. El elogio prematuro de Hopper a Kurtz emana con una lógica descabellada: “Cuando muera, ¿qué van a decir de él? ¿Que era un hombre bondadoso, un hombre sabio, que tenía planes, que tenía sabiduría? Mierda, hombre ".

Una de mis escenas favoritas y que a la vez en la versión “redux” es la adición más larga, involucra la plantación francesa donde Willard y sus hombres se detienen para un entierro. La escena se cortó originalmente porque se pensaba que estos sofisticados franceses, que se visten formalmente para cenar en la jungla, generaban un bajón a la película. El patriarca de la familia (Christian Marquand) explica su reclamo sobre el país en un monólogo que arde con la furia y la locura del imperialismo. Nada parece superfluo en este nuevo Apocalipsis. La ternura de Willard al hacer el amor con una viuda francesa (la encantadora Aurore Clement) se erige como un conmovedor contrapunto al salvajismo que se avecina. Esta adición me ayuda a entender a Coppola cuando explica que ve a los franceses como fantasmas. Y es que uno se pregunta cómo diablos han sobrevivido en su pequeña plantación en medio de una guerra y la verdad al final uno acepta su sentimiento de que “sus espíritus sobreviven como un espectro de advertencia para los estadounidenses”, en palabras de Ebert.

Redux logra de manera brillante encontrar un contexto humano para actos de violencia impactantes, como la masacre de Sampan en la que Willard dispara fríamente a una mujer sin una punzada de conciencia.


Más importante aún, esta versión extendida de Apocalipsis ahora conserva la locura que hace que se sienta como un sueño febril cinematográfico singular. En todo caso, ver este hito puede uno notar que, por ejemplo, cuando un agente de la CIA está cortando una rebanada de rosbif durante la reunión inicial entre el capitán Willard (Martin Sheen) y sus jefes militares, se refleja la matanza de un toro, asimismo se puede apreciar la ternura que Kilgore (Robert Duvall) muestra hacia los niños y bebés durante su asedio a una aldea vietnamita. Es posible que realmente por primera vez notemos el coro de grillos que acompaña al último suspiro del coronel Kurtz. O puede que nos identifiquemos con Chef, o Clean, o incluso con Dennis Hopper en lugar de Willard. 

Coppola también trae de vuelta en esta versión a las conejitas de Playboy para una escena de sexo tipo tragicómica en un helicóptero. Y Brando tiene una nueva escena sobresaliente, leyendo en voz alta un artículo sobre la guerra de la revista Time que afirma que las cosas "huelen mejor" ahora. "¿Cómo te huelen, soldado?" le pregunta a su prisionero, Martin Sheen. Esa es una línea que coincide con el haiku del napalm en la mañana de Duvall. Apocalypse Now es una película con la que vas creciendo.

El personaje Kurtz de Brando, resuena en nuestras cabezas con su metáfora ruidosa ("¡El horror! ¡El horror!"). Estas son las últimas palabras de Kurtz, pronunciadas después de que Willard lo matara brutalmente con un machete y se repiten cuando la película se vuelve negra al final. Las palabras revisan un monólogo que Kurtz le da a Willard al principio de la película, dando a entender que si el horror no se convierte en un amigo, se convierte en "un enemigo al que temer". Las últimas palabras de Kurtz, también dichas por Kurtz al final de la novela de Conrad, El corazón de las tinieblas, son enigmáticas y pueden tomarse para indicar varios resultados diferentes. Sin embargo, los críticos generalmente están de acuerdo en que estas palabras significan la aceptación final de Kurtz de los horrores en los que ha participado durante la guerra de Vietnam, así como los horrores que ha producido independientemente de la maquinaria militar estadounidense. Muere como un hombre destrozado, en conflicto y atormentado, dispuesto a dar su vida. Sus últimos momentos se convierten en momentos de claridad, y su tono es de conmoción: aunque reconoce sus acciones, está consternado por las atrocidades que ha cometido. Con estas últimas declaraciones, Kurtz finalmente acepta el mal presente en su alma y da la bienvenida a la promesa de una apariencia de paz en la muerte.

Para Coppola, este es el resultado final de décadas de pensar en la historia que quería contar: una caminata de tres horas hacia el lado oscuro del ser humano y la caída libre moral militar de una nación que, por fin, ha llegado a una conclusión. “El cine es una ilusión”, nos ha dicho. "Y esta fue la versión en la que la ilusión de Apocalypse Now finalmente encajó en mi lugar". Qué pasión tiene esta película, qué audacia más loca y qué enorme ambición!


¿Se podrá acabar con Jason Voorhees por medio de poderes telepáticos? ¡Averígualo aquí!

Reseña: Apocalypse Now 1979 (con spoilers) - Horror Hazard Reseña: Apocalypse Now 1979 (con spoilers) - Horror Hazard Reviewed by Eimy Jimenez on 12:50 Rating: 5

No hay comentarios

¿Deseas compartirnos algún comentario?