Reseña: A Classic Horror Story 2021 (con spoilers) - Horror Hazard

 Julio 27, 2021



Año: 2021
Duración: 95 min.
País: Italia

Dirección:
Roberto De Feo, Paolo Strippoli

Guion:
Lucio Besana, Roberto De Feo, Paolo Strippoli, Milo Tissone, David Bellini

Música: Masssimiliano Mechelli

Fotografía: Emanuele Pasquet

Reparto
Matilda Anna Ingrid Lutz, Francesco Russo, Peppino Mazzotta, Will Merrick, Yuliia Sobol, Alida Baldari Calabria, Cristina Donadio, Francesca Cavallin, Justin Korovkin

Productora:
Colorado Film Production, Apulia Film Commission, Netflix.  

Distribuidora: Netflix

Género
Terror. Thriller | Sobrenatural

Era una casa molto carina, senza soffitto, senza cucina. Non si poteva entrarci dentro, perché non c’era il pavimento. Non si poteva andarci a letto, in quella casa non c’era il tetto. Non si poteva fare pipì, perché non c’era il vasino lì. Ma era bella, bella davvero, in via dei Matti numero zero.

Sergio Endrigo fue un cantautor italiano de los años sesenta. ¿Quién hubiera pensado que una de sus canciones, desenfadada, alegre e infantil se convertiría algún día en un canto fúnebre de dolor, desesperación y muerte? 

Vamos por partes. “A Classic Horror Story” es la segunda cinta del director italiano Roberto De Feo, esta vez acompañada detrás de cámara por Paolo Strippoli, debutó en Netflix el pasado 14 de julio. Ya desde los primeros avances sembró algunas pistas sobre el hecho de que puede que no haya sido la historia de terror "clásica", sino algo mucho más. 

Sinopsis
Unos viajeros quedan atrapados en un bosque del sur de Italia, donde deben luchar desesperadamente para salir con vida de allí. 


Lo primero es que la casa (gran protagonista) en sí me encantó. Conforme avanza la película se vuelve aún más evocadora gracias a la forma que recuerda a una iglesia no precisamente cristiana y también a la particularidad del color rojo que la adorna, casi como si goteara sangre, definiendo de inmediato lo más nefasto de los presagios y haciendo el lugar de culto inmediatamente. Eso me enganchó.

La ritualidad y las sectas, de hecho, es otro elemento bastante fuerte que se trasluce de inmediato con las primeras imágenes: la casa misma, el bosque, los títeres y las máscaras, que nos devuelven inmediatamente a un gran clásico como El hombre de mimbre. 

No se dejen engañar por el título de “classic”. No, A Classic Horror Story es definitivamente más que eso. La película se presenta bien y es algo realmente nuevo, fresco y, sobre todo, particular y original. Las expectativas sobre esta película han sido más que satisfechas, lo que ha aparecido ante mis ojos no es solo una película de terror, salpicada y llena de pequeños giros, maniáticamente tratada en detalles, localizaciones y vestuario, que sabe saborear la tradición italiana de grandes cineastas como Argento, Bava y Fulci, pero que también han sabido extrapolar algunas de las percepciones más brillantes de películas que han quedado bastante grabadas en el imaginario colectivo de terror más reciente, como Cabin Fever de Eli Roth y The House in the Woods de Drew Goddard.


Cuando terminé de verla celebré haber visto en pleno 2021 que el horror se vuelve a convertir en un filtro de la realidad, de la sociedad y un poco de la política como nos habían mostrado los grandes maestros de los setenta como George Romero, Tobe Hopper, John Carpenter y Wes Craven. De hecho, la misma estética de la película se alimenta hábilmente del cine de los setenta y ochentas. 

Las premisas de la película se encuentran entre las más, deliberadamente abusadas en el panorama del cine de terror: una caravana con cinco personas adentro (que en este caso no son amigos sino pasajeros en un carpooler) se desvía debido a un animal muerto en el camino. El impacto en un árbol es tan fuerte que pierden el conocimiento. Sin embargo, cuando se despiertan, les espera algo inquietante: el camino por donde venían se ha ido. 

Literalmente el camino ya no existe y se encuentran en medio de un bosque laberíntico donde todos los caminos parecen conducir a un único centro neurálgico: una casa, con su forma angular y geométrica, que recuerda la fachada de una iglesia, y con colores oscuros y escarlata. Parece deshabitada; sin embargo, el mobiliario perturbador y otros pequeños detalles hacen que el grupo comprenda que no están solos, sino que en realidad hay algo con ellos.


Se ve un altar dedicado a la leyenda de Osso, Mastrosso y Carcagnosso, "padres fundadores" de la mafia en italiano (Camorra, Cosa Nostra y Ndragheta), pero con un tono decididamente más inquietante y una interpretación de la historia de los tres hermanos españoles mucho más macabra y sangrienta que la original. 

No pasa mucho tiempo para que los personajes se den cuenta que, entre animales muertos, marionetas de madera y una niña encerrada en una prisión de paja y ramas secas, han caído en un culto sangriento de campesinos, convencidos de que tienen que sacrificar vidas humanas por sus tres patronos para prosperar y vivir.

De Feo y Strippoli primero nos llevan por el camino clásico del cine de terror, pero luego toman la decisión de dar un violento giro, hábilmente. En mi caso sentí una bofetada enorme al contemplar fríamente como se tomó sarcásticamente al género, al cine de terror italiano, luego mundial e incluso a "nosotros" los autodenominados redactores de reseñas. ¿Quién es el verdadero monstruo? El estereotipo. El cliché. El "rumor". 


Esta cinta muestra de forma magistral la realidad de una industria que se convirtió en un círculo vicioso que no brinda ideas nuevas, valientes y experimentales. Como consumidores nos alimentan de películas convencionales sin alma, dejándonos creer que el género ya no da a basto, que no se puede hacer un cierto tipo de película y que, por lo tanto, en consecuencia, no se venderá. Pero Roberto De Feo y Paolo Strippoli con ironía y maestría, nos demuestran que todo esto no es cierto y van más allá. Ellos juegan con la intolerancia del público y la industria. Se burlan del sistema, el mismo que con demasiada frecuencia limita a los grandes autores, prefiriendo historias y géneros más cómodos con "éxito" garantizado.

La cinta avanza mostrando a los personajes de forma obvia interpretando todos los roles más arquetípicos del cine de terror: la chica final, la rubia un poco superficial, la madura cínica, el estúpido guapo, el monstruo espeluznante. Todo ambientado en un bosque laberíntico que me dio una sensación de confusión y claustrofobia, gracias también a la seguridad detrás de la cámara y las decisiones tomadas durante algunas de las tomas más emotivas. Por eso creo que el trabajo escénico es magistral. Roberto Basili (escenógrafo) hizo un trabajo increíble con la casa, pero también supo aprovechar el bosque circundante. (Curiosidad: la película tiene lugar en Calabria, pero se rodó entre Lazio y Puglia).

El Bosque de Umbra, cuyo nombre deriva del latín que significa sombrío, se encuentra dentro del Parque Nacional Gargano en Italia. Juega un papel fundamental, creando gran parte de la atmósfera de la película que tiene la dificultad de haber sido rodada en exteriores. 

Los trajes emblemáticos, máscaras y maquillajes son espectaculares y me evocan la verdadera cultura cinematográfica para el cine de terror. 


Recordemos que el viejo y querido cine slasher nació precisamente en Italia con Reaction to Chain de Mario Bava, que permitió el nacimiento de algunas de las máscaras más icónicas de la escena de terror: Leatherface, Michael Myers, Jason Voorhees y Freddy Krueger

El estereotipo de terror se utiliza como arma de narración, sorpresa e inversión de la historia. No solo el slasher, sino también el folk horror tiene presencia, tanto por el culto como por el fanatismo que anima a algunos de los personajes: sacrificios humanos, extracción de ciertos órganos como ojos y lengua, hogueras, los rostros enmascarados, son elementos que también nos remontan a una cierta tradición de maquillajes, trucos técnicos y “monstruos” del cine de terror como enseñan Mario Bava y Carlo Rambaldi. 

Espero hayan prestado atención a las secuencias cliché que rinden homenaje a películas como Evil Dead (el descubrimiento de la casa, el bosque que parece casi animado) o a Silent Hill con la sirena que evoca que nada bueno va a pasar. 


Desde este punto de vista, la cinta es verdaderamente la clásica historia de terror. Pero el punto es ¿realmente busca ser un mero homenaje a los arquetipos del cine de terror. No, esto es solo superficial. Al llegar a la mitad se destapa lo que realmente es: una metáfora amplia sobre el cine, pero también sobre la sociedad. Coraje, experimentación, originalidad parecen ser palabras abolidas, de las que la industria comercial decidió distanciarse saturando por mucho al espectador, al mercado y a la oferta con otras visiones insípidas. Y esto también afecta a un cierto tipo de crítica cinematográfica, vieja y rancia, incapaz de proyectarse hacia el futuro que han olvidado las palabras empatía, emoción y pasión.

La pregunta al final a plantearse es: ¿Nos hemos convertido en esclavos de una realidad ficticia y distorsionada, también nosotros somos devotos de una secta del Dios del Caos y la Ignorancia que nos engaña diciéndonos que nos proporciona “iluminación” a cambio de un "tributo de sangre"?  Todo esto está conectado con el segundo gran tema de esta película: el voyerismo tóxico que nos ha convertido en seres casi robóticos incapaces de sentir realmente horror, asco y miedo ante las verdaderas tragedias de la vida, a mi entender, el verdadero terror.

Las películas de terror nos aburren, nos cansan pronto, no nos asustan ya. Pero luego vamos y consumimos en los noticieros y periódicos asesinatos reales, crímenes pasionales, monstruosidades cometidas por el ser humano. Un voyerismo enfermizo y perverso que a través de los medios de comunicación entra en los hogares de todos y nos hace alimentarnos constantemente del horror, la muerte y la depravación. Un horror al que estamos incluso demasiado acostumbrados lamentablemente. Como un padre mata a un hijo o un hermano celoso que arroja a una niña a un pozo, un tiroteo a plena luz del día o un hombre asfixiado por un policía, otra mujer más violada y torturada por su celoso compañero. Esto es lo que nos recetan todos los días. Un "juego" que forma parte de nuestra vida y que transforma la realidad en una película de terror.


Esto me recuerda la canción de Morrissey “Spent the day in Bed”, especialmente el verso que dice:

Stop watching the news
Because the news contrives to frighten you
To make you feel small and alone
To make you feel that your mind isn't your own

Y es así como Osso, Mastrosso y Carcagnosso, a través del folklore italiano, somos nosotros. Inquietante. Enfermo. Perverso. Es el ser humano, su hambre, su hipocresía y su constante sed de sangre sobre las desgracias ajenas.  Somos como una secta que elige falsos mitos y dioses, como contaba Neil Gaiman en su American Gods, sacrificándonos a ellos en busca de fama, poder, éxito, gustos que miden nuestra "celebridad". 

Necesitamos armonía y ética, pero al mismo tiempo exigimos juzgar a los demás. Nos da miedo el monstruo debajo de la cama o la criatura encerrada en el sótano, pero luego todos nuestros sentidos están hambrientos de tragedias, de horrores cotidianos, de violencia… y las disfrutamos como si todo fuera falso, todo un espectáculo para ver en cable con palomitas en nuestro sofá y "a salvo" entre las paredes de nuestra casa donde, a pesar de la podredumbre moral que corroe a la sociedad, seguimos siendo seres humanos. 


A Classic Horror Story es irónica, juega primero con estilos de terror, estereotipos, tradiciones y luego ofrece las contradicciones de nuestra sociedad. La genialidad de Roberto De Feo y Paolo Strippoli radica precisamente en esto. Ellos representan una generación de cineastas cansados de limitarse a meros estereotipos, dispuestos a dar el paso y querer construir un cine que no sea simplemente el mismo “nacional o internacional”, sino un cine para todos donde las ideas, el talento y la calidad de todo un sistema de profesionales que trabajan por algo grande, único y mágico, es lo que cuenta, incluso en el cine de horror.

¿Conoces la leyenda de Kandisha, un espíritu malévolo y vengativo? Te contamos más ACÁ.

Review: A Classic Horror Story spoilers

Reseña: A Classic Horror Story 2021 (con spoilers) - Horror Hazard Reseña: A Classic Horror Story 2021 (con spoilers) - Horror Hazard Reviewed by Eimy Jimenez on 12:44 Rating: 5

No hay comentarios

¿Deseas compartirnos algún comentario?