Serpientes contra presupuesto: Reseña de Snakes on a Plane

Director: David R. Ellis

Guionista: John Heffernan, Sebastian Gutierrez, David Dalessandro

Sinopsis: Un agente del FBI (Samuel L. Jackson) tiene que escoltar a un importante testigo desde Hawaii a Los Ángeles. Para evitar que testifique, un asesino libera cientos de serpientes venenosas en el avión comercial en pleno vuelo. El agente del FBI, un piloto novato y una tripulación aterrorizada intentarán sobrevivir como sea a la mortal invasión.


A veces el cine es una cuestión de generaciones. De la misma manera que lamento no haber disfrutado de la época de terror ochentera, agradezco haberme criado en un tiempo en que el cine evolucionaba hacia el siglo XXI. La inocencia de un niño hace que muchas cintas que, realmente no fueron tan buenas, las recuerdes como de lo mejor de su tiempo. A mi mente llega el recuerdo de Van Helsing (2004), La reina de los condenados (2002), o Jason X (2001). Todavía me pregunto cómo mi yo de 12 años (por allá por el 2012), pensaba que Hollow, un found footage era la mejor película de terror del año. Dentro de esa larga lista se encuentra la cinta que trataremos hoy, Snakes on a Plane.

Antes de empezar a hablar hay que dar un poco de contexto. Serpientes en el avión, o serpientes a bordo, es una película producida por New Line Cinema, protagonizada por Samuel L. Jackson, que venía de ser una estrella del cine, y que ese mismo año estrenó Black Snake Moan, que no le fue nada mal. Lo que más destacó de esta película fue la cantidad tan grande de publicidad que se le dió, teniendo en cuenta que hablamos del 2006. El director David R. Ellis no había dirigida muchas cosas, destacando Destino Final 2. Pero su principal virtud fue haber conectado con el público y haberles dado la posibilidad de modificar la propia película. La premisa de “serpientes en un avión” subió las expectativas por los cielos, además de la participación de un actor de renombre como Samuel L. Jackson. Tanta era la popularidad que ganó la película incluso antes de estrenarse, que una productora famosísima por lanzar películas rozando el plagio como “The Asylum”, estrenó tres días antes de su estreno “Snakes on a Train” (Serpientes en el tren). Como siempre The Asylum haciendo de las suyas.


Ahora, vamos a la película en sí. Para aplacar rápido las dudas, no, no fue un éxito. La publicidad que recibió la cinta, sobre todo de parte de los propios fans, la llenó de unas expectativas que le terminaron por crear el apodo de “sobrevalorada”. Y es que el filme en sí, no es un mal filme, pero es un platillo decente en un menú de cinco estrellas.

Es una película de serie B que admite que es serie B, y no intenta convencerte de lo contrario. La trama sigue a un agente del FBI interpretado por Samuel L. Jackson que tiene que custodiar a un testigo perseguido por la mafia para que pueda testificar. Ante esta situación a los mafiosos se les ocurre el plan más genial en la historia de los planes geniales, llenar el avión de serpientes venenosas y volverlas agresivas por vete tú a saber que feromonas; y esperar que con suerte se carguen al testigo. Mafiosos del siglo XXI.

Tienes una media hora inicial que prácticamente dice “Hola, soy una película de serie B, estos son mis protagonistas”. Tenemos al agente de FBI rudo, lleno de frases clichés, que no aportan nada más que recalcar lo cool que es. El equipo de aeromozas modelos, un cantante famoso que se cree mejor que el resto, una pija con su chihuahua, una señora con un bebé, un señor gruñón, la parejita caliente que, siguiendo las leyes naturales del cine de terror, son los primeros en caer. Lo que quiero decir es que la película deja claras sus intenciones desde el comienzo. Y colocando el listón correctamente es, de hecho, no tan mala.

Del CGI es mejor no comentar porque evidentemente sale más rentable meter serpientes por computadora que arriesgarse con animales reales. Y cuando llenas un avión de serpientes que se mueven y actúan prácticamente iguales, solo cambiando la estética, pues no es muy llamativo que digamos.


Como punto a favor hay que decir que una vez que arranca, lo hace rápido y bien. Es decir, serpientes desde el minuto uno, nada de “mato a uno y lo escondo”. Claro está que intentan contagiarte de un suspenso prácticamente nulo, moviéndolas por aquí o por allá en sigilo. Pero fuera de eso no tiene ninguna función.

Otro punto a favor es que, o al menos intenta, dota a los personajes de características especificas para que puedas diferenciar a cada uno, y sea más divertida la apuesta de quién muere primero. Porque aceptémoslo, su único papel es ese, sortearse a ver a quién matan y a quién no.

La película es cliché. Muy cliché. Llena de frases de héroe de acción que podría parecerles rudas a un niño de 10 años, pero a los adultos ya no tanto. Y una vez llega a ese punto, se queda en ese punto. Porque, al menos el tema supervivencia se podía haber desarrollado mucho más. Lo que pasa es que el comportamiento casi antinatural de nuestras amigas las serpientes no ayuda a crear un escenario que realmente puedas decir “cómo saldrán de esta”.

En otras ocasiones he comentado que hay películas que necesitan ser vistas con ojos de niño. Esta es una de ellas sin dudas. No la metería en “película de culto”, porque no, y no es no. Pero si es de esas que aunque no la hayas visto te tiene que haber sonado de algo. Porque corrió de boca en boca a una velocidad increíble; y se volvió un fenómeno en su tiempo. Hoy tiene tanto críticos como admiradores. Yo me considero más admirador que crítico. Porque si, la peli es mala, pero es que su intención es ser así. Salirse de toda lógica y darnos algo tan atrevido como una plaga de serpientes en un avión. No es una idea original, sino una idea entretenida. Mismo efecto que tuvo la saga Tremors que va ya por 7 películas, o Sharknado.

En resumen, es una película histórica dentro del género. Sea buena o mala lo que importa es que se quedó para la historia. Es de esas que te apetece ver para sentirte joven, o viejo, ya eso depende de cada una.


Publicar un comentario

¿Deseas compartirnos algún comentario?

Artículo Anterior Artículo Siguiente