Obsesión y secretos: Reseña sin spoilers de Saltburn (2023)

Calificación: ★★★★★

Saltburn es una película estadounidense-británica de drama psicológico y suspenso que se estrenó el 22 de diciembre de 2023 en Amazon Prime Video. Dirigida por Emerald Fennell y protagonizada por Barry Keoghan y Jacob Elordi, la película sigue a un estudiante universitario que se obsesiona con un compañero, quien lo invita a pasar las vacaciones en su casa.


En muchas películas de drama psicológico que he visto y que se centran un persona como pilar esencial de la trama, vemos el desarrollo del mismo y de su psique; sin embargo, en esta ocasión, vemos cómo se desarrolla el personaje central respecto a la psique de los demás. Estructuralmente hablando, esta es una película fenomenal, interesante y original. No solamente vemos las telarañas y los demonios del protagonista, sino que también analizamos las del resto del elenco y cómo los del primero logran manipular a los demás.

Al tener a uno de los actores de Euphoria como principal, uno podría erróneamente tachar a esta película de poco seria o de que no vale la pena. Es todo lo contrario. En realidad, esta película es una experiencia que hace que las fronteras entre el drama y el suspenso se desdibujen, brindándonos un personaje extremadamente retorcido y manipulador. Tiene tintes cómicos, los cuales hacen que ciertos momentos se aligeren un poco porque, como ya verán, la tensión y el suspenso son muy fuertes cuando tienen que serlo.



Si vieron The Talented Mr. Ripley (1999) o La Ley del Deseo (1987), esta es una película muy similar en principio, pero rápidamente se convierte en algo muy original, retorcido y extraño. El factor en común es tal vez lo que primero se conoce de esta película: la obsesión homoerótica. Es cierto, hay una base de la historia que se centra en cómo un chico pone a otro en su mira y quiere ser como él en todos los sentidos más raros e inimaginables posibles, pero la película no acaba allí. La increíblemente interesante historia de Fennell busca que, como espectadores, veamos de lo que el ser humano es capaz con tal de adaptarse a un nuevo entorno y convertirse en la cima de ese ecosistema.

Este suspenso psicológico jamás podría haber resultado como lo hizo de no haber sido por una visionaria dirección y actuaciones acordes. Emerald Fennell también dirigió Promising Young Woman (2020), una película que azotó al mundo en plena pandemia y que, por eso, no tantas personas la han visto. Si no lo han hecho, les recomiendo que le echen un vistazo. Tiene un humor muy similar, aunque son temáticas muy distintas. Indudablemente, Fennell profundiza mucho en sus personajes y no se detiene hasta que sea muy claro y hasta incómodo para la audiencia.



Por otro lado, tenemos unas actuaciones muy descabelladas (en el buen sentido). Primero, el principal es Barry Keoghan. Este actor logra a través de su interpretación, y también de un buen guion, desdibujar las líneas entre protagonista y antagonista. Su personaje es obsesivo, aparentemente inhibido y que guarda muchos secretos, pero no todos son de otras personas. Es, en pocas palabras y sin revelar mucho, un camaleón. Simplemente me parece fascinante el análisis de los personajes masculinos a través de ojos y mentes femeninos. Las profundidas de pronto son más hondas y muchas rigurosidades propias de la masculinidad tóxica se pierden.

Keoghan no es el único buen actor en el elenco, ya que hay varios destaques. Jacob Elordi, Rosamund Pike, Alison Oliver e incluso Carey Mulligan, en una diminuta aparición, hacen un excelente trabajo. Elordi tiene el objetivo de ser prácticamente un objeto de deseo, lo cual es sencillo en el sentido de que en este momento (y desde hace un rato) es uno de esos actores deseados por los fans debido a su participación en la trilogía de The Kissing Booth (2018-2021) y en la serie Euphoria (2019-2022); sin embargo, el actor logra llevar este objetivo más allá y hace que su carácter libidinoso y atractivo sea también un arma de doble filo.



No obstante, en mi opinión, el verdadero destaque de Saltburn es Rosamund Pike. Esta actriz es de las mejores de nuestros tiempos y me parece que no se le brinda la tención necesaria. Normalmente, se le conoce por su erizador trabajo en Gone Girl (2014), la película que definitivamente tuvo que haberla catapultado a la cima de Hollywood, pero su filmografía se extiende en diferentes latitudes y décadas. Pike interpreta a una mujer que simboliza, como lo veo yo, la hipocresía, la frivolidad y el egocentrismo. Sus acciones están siempre guiadas por lo que a ella le serviría más y esto significa que, de vez en cuando, no le molesta ensuciarse las manos.

En general, me parece que Saltburn es una extraña y entretenida película que merece una oportunidad. No es una película para todo el mundo y definitivamente no es una película para ver en familia, pero si a ustedes, fanáticos del terror, les gusta la sensación de suspenso dentro de un drama psicológico, esta película es para ustedes. A través de una visión femenina y transformadoramente retorcida, actuaciones espectaculares e incluso una fotografía y un diseño de producción sin igual, Saltburn logra presentarnos a un villano que obra mal no simplemente por obrar mal; es decir, como espectadores logramos simpatizar con el villano sin darnos cuenta de quién es porque nos confunde a nosotros también con sus acciones.


¿Qué piensas de esta película? ¡Déjanos tus comentarios!

Publicar un comentario

¿Deseas compartirnos algún comentario?

Artículo Anterior Artículo Siguiente