Reseña: Videojuego: Resident Evil Village 2021 - Horror Hazard

 Noviembre 24, 2021



Fecha de estreno inicial: 1 de mayo de 2021

Desarrollador: Capcom

Plataformas: PlayStation 4, PlayStation 5, Project Scarlett, Xbox One, Microsoft Windows, Google Stadia

Géneros: Survival horror, Videojuego de disparos

Dirección: Morimasa Sato

Sinopsis:
En el videojuego seguimos a Ethan Winters, quien, después de un fatídico encuentro con Chris Redfield, se encuentra en un pueblo lleno de criaturas mutantes en un esfuerzo por encontrar a su hija secuestrada. 

La historia del padre. 

Village fue por mucho uno de los juegos más esperados de este año, teniendo a todos en suspenso acerca de qué sucedería con la historia de nuestro protagonista luego de los fatídicos sucesos de Resident Evil 7, pero, ¿acaso la espera y la emoción con sus teasers valió realmente la pena?


La franquicia Resident Evil es una serie que no ha tenido miedo de emprender nuevas direcciones. Lo que comenzó como un juego de terror de supervivencia con elementos de acción menores cambió con la llegada de Resident Evil 4, y luego se trasladó a territorios de acción y aventura aún más con RE5 y RE6. A esto le siguió uno de los mejores pasos que tomo Capcom hacia el horror de supervivencia con Resident Evil 7, aclamado por la crítica. Han pasado cuatro años desde el último lanzamiento importante de la franquicia, y en marzo de este año se celebró el 25 aniversario del inicio de la serie. Para celebrarlo por todo lo alto, se lanzó Resident Evil Village que es la última entrega numerada de la saga.

Village es una continuación directa de el final que vemos luego de que nuestro protagonista, Ethan lograra por puro milagro salir vivo de la granja Baker, donde logró vivir una y mil pesadillas intentando rescatar a Mia, su esposa, que había ido a la ya mencionada granja, pensando que conseguiría una historia, y oh si logro conseguirla. 


Resident Evil Village nos vuelve a poner en la piel de Ethan Winters y su capacidad inquietante para sobrevivir a una cantidad absurda de lesiones. Ambientada varios años después de la conclusión de RE7, Village nos presenta a un Ethan que todavía está tratando de recuperarse y aceptar lo sucedido. Esto no se hace más fácil mientras intenta criar a una hija y navegar a través del dolor con su esposa Mia, quien parece un poco demasiado feliz para simplemente olvidarse de todo y seguir adelante como si nunca hubiera sucedido. Esta vida de idilio se vuelve aún menos idílica cuando el protagonista más longevo de la serie, Chris Redfield, rompe la puerta de Ethan y procede a separar a la pareja casada y despegar con su hija pequeña, Rose. Ethan también es secuestrado, pero una serie de problemas en el camino hacen que Ethan se vea nuevamente arrojado de cabeza a todo un mundo de locura al que debe adaptarse rápidamente si quiere recuperar a su hija.

Al poco tiempo de empezar la historia nos vemos envueltos en un accidente, todo lo que vemos a nuestro alrededor es nieve y un bosque grande y obscuro, ¿Donde estamos? ¿Donde esta Chris con nuestra pequeña? Es una pregunta que más pronto que tarde se nos responde, al ir caminando entre la maleza y la nieve que nos cubre hasta las rodillas, logramos llegar a lo que será el escenario principal de nuestra odisea, una villa al este de Europa, que está oculta entre niebla, nieve y un silencio penumbral, mismo que nos da una bienvenida a esta epopeya de acción, gore y desenfreno. 


Village es un juego que no deja espacio para respirar, a diferencia de su predecesor, acá tenemos mas elementos de accion, pero esto, claramente, no deja por detrás los elementos de horror clásicos de esta saga, dándole un aire fresco y nuevo que logran caer como anillo al dedo, ya que ambos elementos se balancean de una manera simplemente genial y bien pensada. 

El aspecto que primero analizaremos es el marketing de Capcom frente a Village que si bien ha sido eficiente en algunas ocasiones se quedó corto; Capcom pudo generar un nivel increíble de exageración al revelar casi nada sobre lo que realmente implicaba el juego. Nos vendió un juego sin estropearlo y eso lo hizo aún más genial, pero su narrativa en marketing y en el juego en general es otra cosa. Village no se molesta en facilitar a los jugadores la entrada en el juego. Nos lanzan directamente a la acción y apenas si tenemos tiempo de respirar antes de que el juego nos obligue a correr de nuevo. No pierde el tiempo con eso y no tiene por qué hacerlo. Al principio me preocupó pensamos que terminara demasiado rápido debido al ritmo de la acción inicial entre Ethan y los habitantes de la aldea. Afortunadamente, Capcom logró estructurar de manera experta la primera sección del juego en un comienzo perfecto; un tira y afloja que combina perfecto lo que es la adrenalina y el miedo. Siempre que creas que la manía no se detendrá, lo hará, y siempre que creas que tienes un momento para respirar, es mejor que sigas conteniendo la respiración. Esta narrativa agitada y el ritmo dinámico de las primeras dos horas aproximadamente se complementa con el resto del juego, pudiendo centrarse únicamente en la jugabilidad y el diseño de niveles sin preocuparse demasiado por agregar nuevos hilos narrativos.


Village generalmente mantiene a los jugadores concentrados en buscar y sobrevivir, dándonos el tiempo suficiente para jugar antes de ofrecernos una nueva idea dentro de la narrativa para mantener las cosas interesantes.

La jugabilidad de Resident Evil Village toma elementos de casi todos los títulos de la serie y la combina de la mejor manera, desde su mecánica de juego hasta incluso su diseño de niveles. El famoso Castillo Dimitrescu sirve como una especie de secuencia de apertura para el juego, y se inspira claramente en los juegos anteriores de la serie, con grandes pasillos, infinidad de puertas, enemigos escondidos y una figura indomable que persigue todos tus movimientos. El pueblo del mismo nombre actúa como una especie de eje central y se siente muy RE4 en su diseño estético. La infame segunda casa de los 4 jerarcas (Los que jugaron saben porque le digo infame) encuentra a Ethan totalmente indefenso en una sensación que recuerda a las primeras etapas de RE7. Cuando asaltamos la fortaleza recordamos las secuencias llenas de acción de RE5, e incluso hay una clara división en el final del juego donde Village pasa de ser un rompecabezas de terror y supervivencia con acción, a un FPS puro, alejándose de casi todo lo que la serie ha hecho antes fuera de las entradas que salieron antes o DLC’s pero también recordando porque Resident Evil es lo que es.


El combate y jugabilidad en Village se siente como el hijo amoroso de las interminables hordas de RE4 y los implacables y erráticos encuentros de combate de RE7. La mala planificación y el uso del entorno en Village harán que nos maten y mucho, y si te matan el juego no se avergüenza de demostrarte que lo hiciste mal al hacer que tu cabeza sea mordida por la misma horda de licántropos 10 veces seguidas. Resident Evil Village facilita los movimientos al hacer que la mayoría de ellos sean automáticos a medida que te acercas al objetivo. Ya sea que se trate de una puerta para abrir, una repisa para subir o una escalera para bajar, el sistema de interacción automática de Village es una característica casi perfecta que fomenta un juego muy móvil de una manera divertida y recompensa al jugador.

Todos estos cambios de jugabilidad son notables, pero, aparte de la secuencia al estilo Call of Duty del final del juego, el contraste no se siente tan marcado porque se mantiene arraigado en la historia del juego y cada área se siente como un juego de Resident Evil.


Village es un juego que se rehúsa a limitarse a un género o tono de juego, y eso es para felicitar al equipo de desarrollo. A pesar de que sabía que se sentía extraño pasar de estar merodeando por una vieja fábrica mecánica a correr a toda velocidad a través de una aldea, disparando armas como si estuviera jugando cualquier otro juego, en Village se siente como una progresión natural de la historia. El juego tomó su propia fórmula y la cambió para adaptarse al entorno. Si el juego hubiera sido puesto en una sola receta como alguna que otra entrega anterior, no habría funcionado; estar totalmente indefenso ante Dimitrescu no habría sido una muestra adecuada de su aterrador poder; intentar escabullirse por las cuevas para evadir a Moreau no habría funcionado tan bien como en el castillo; tener tantas armas en la mansión lo habría hecho sentir como cualquier otra sección del juego. La jugabilidad se adapta según lo exige la historia, y cada sección se siente lo suficientemente desarrollada como para ganarse un lugar dentro del juego

En términos de qué tan bien le va a Village en otras áreas más técnicas, la respuesta es bastante buena. El diseño de sonido está increíblemente bien hecho, y la forma en que resuena en los lugares más claustrofóbicos como el castillo Dimitrescu puede generar algunas escenas realmente tensas en las que no está seguro de si debe huir, esconderse o dejar que te maten. El sonido ambiental y la música hacen un trabajo efectivo al establecer el tono para cada lugar. El juego se controla y cada entrada se siente receptiva y atractiva, aunque si lo están jugando en PlayStation 5 mucho cuidado con la función de los gatillos hápticos porque resulta muy desafiante lidiar con los movimientos de algunos enemigos, gracias al problema de FOV. Hay momentos también en donde el asistente de puntería prioriza en los barriles explosivos cerca.


Desde que Capcom nos trajo a Barry Burton haciéndole un mal chiste a Jill sobre cómo se iba a volver sándwich en 1996 o a Chris Redfield golpeando una roca en 2009, momentos que nos persiguen hasta el día de hoy, Resident Evil Village tiene una narrativa elaborada por desarrolladores que se nota aman la saga entrelazando a la perfección el horror sutil en secuencias impulsadas por la acción. Todo combinado con un diseño de niveles atractivo, un elenco de personajes memorables y componentes que se unen para crear una experiencia que no tiene miedo de ir en nuevas direcciones incluso después de 25 años como franquicia. Capcom quiere deja claro el hecho de que no han perdido su chispa creativa, e incluso si las cosas se descarrilan un poco hacia el final o desde un inicio como con RE6 *cof cof* el encanto de Resident Evil es innegable.

Ahora si ustedes no han jugado RE7, el conocimiento del mismo no es necesario para disfrutar de Village, lo que lo hace accesible tanto para los fanáticos de vieja guardia como para los recién llegados y es un juego perfecto para hacerle reverencia


Posdata: No le perdono a Capcom que desde Resident Evil 5 no hayan puesto en un juego canónico a Jill Valentine, muy bello si esta Village pero hubiera sido aún más bello con Valentine abordo.



Reseña: Videojuego: Resident Evil Village 2021 - Horror Hazard Reseña: Videojuego: Resident Evil Village 2021 - Horror Hazard Reviewed by Eimy Jimenez on 11:41 Rating: 5

No hay comentarios

¿Deseas compartirnos algún comentario?