Reseña: Suspiria 2018 (CON SPOILERS) - Horror Hazard

 Agosto 30, 2021



Año. 2018
Duración. 152 min.
País: Italia
Dirección: Luca Guadagnino
Guion: Dave Kajganich. 
Personaje: Dario Argento, Daria Nicolodi
Música: Thom Yorke
Fotografía: Sayombhu Mukdeeprom

Reparto:
Dakota Johnson, Tilda Swinton, Chloë Grace Moretz, Mia Goth, Jessica Harper, Sylvie Testud, Angela Winkler, Malgorzata Bela

Productora
Coproducción Italia-Estados Unidos; First Sun, Frenesy Film Company, MeMo Films, Amazon Studios, Mythology Entertainment, K Period Media, Muskat Filmed Properties, Vega Baby Releasing, Videa. 

Distribuidora: Amazon Studios

Género
Terror. Fantástico. Thriller | Remake. Años 70

La película original de Dario Argento se estrenó en 1977; año en el que se desarrolla esta adaptación (escrito por David Kajganich). La acción se trasplanta de Friburgo a Berlín, a lo que entonces era un Berlín dividido, con Berlín Occidental aislado y rodeado por la Alemania Oriental controlada por los soviéticos. Una joven bailarina estadounidense, Susie Bannion (Dakota Johnson), se presenta para una audición programada en la Markos Dance Company, en Berlín Occidental, ubicada en una mansión que está al otro lado de una calle desolada y sombría del Muro. Aunque rápidamente prospera como bailarina, atrayendo la atención de la coreógrafa Madame Blanc (Tilda Swinton) y siendo elegida para un papel principal, pronto sospecha, y también es alertada por otras bailarinas jóvenes, que algo anda mal: las mujeres mayores que dirigen la compañía de danza son brujas que se aprovechan de las bailarinas más jóvenes para hacerlas sufrir y, en particular, para revitalizar a su fundadora, Helena Markos (también interpretada por Swinton).

La nueva película toma 152 minutos para pensar detenidamente, con música nostálgica de Thom Yorke de Radiohead, lo que permite que los trozos de terror pecaminoso y sensación barata de jumpscares se pierdan en el proceso.


Sinopsis
Susie Bannion (Dakota Johnson) es una joven estadounidense que viaja a Berlín para cursar sus estudios de danza en una de las escuelas más prestigiosas del mundo, dirigida por Madame Blanc (Tilda Swinton). El mismo día en el que ingresa en la escuela, una de las alumnas, recientemente expulsada, es asesinada. No se trata de un hecho aislado, lo que hace sospechar a la brillante estudiante sobre la implicación de la escuela en los homicidios. Su desconfianza aumenta cuando una compañera le cuenta que antes de que Pat muriera, ésta le confesó que conocía un terrorífico secreto. Remake del clásico giallo homónimo, dirigido por Dario Argento en 1977. 


Es el año 1977, y una joven estadounidense, Susie Bannion (Dakota Johnson), llega a Berlín para hacer una audición en una academia de baile de gran reputación. Su deseo particular es ser educada por la coreógrafa Madame Blanc (Tilda Swinton). Pero algo anda mal en la academia, desde su resonante vestíbulo de entrada hasta sus sótanos prohibidos; una estudiante, Patricia (Chloë Grace Moretz), ha desaparecido y otra, Olga (Elena Fokina), queda atrapada en una sala de ensayo. Sin previo aviso y sin un golpe, su cuerpo está doblado y agrietado más allá del reconocimiento, y su agonía se refleja en las paredes espejadas. Es como si estuviera asociada con un poltergeist.


Guadagnino y Kajganich procuran rodear los hechos macabros del guion con fragmentos y toques de eventos políticos reales de la época, principalmente el ambiente de violencia política centrada en la Facción del Ejército Rojo (o Banda Baader-Meinhof) y, en particular, el secuestro de un jet de Lufthansa por agentes palestinos que exigen la liberación de la prisión de los líderes del grupo. 

La principal desviación de la película original es que esta trama involucra a un psiquiatra, el Dr. Jozef Klemperer (Swinton, nuevamente), que está tratando a un miembro de la compañía, Patricia Hingle (Chloë Grace Moretz). Patricia acude a él con afirmaciones y un diario en el que establece la conexión entre el terrorismo político del grupo, la brujería y la Compañía de Danza Markos. Él no le cree y considera que la noción de brujería es una ilusión, aunque, en un poco de sabiduría práctica compensatoria, cree en la manipulación de ideas como la brujería para justificar y ocultar abusos.

Los realizadores también introducen el Holocausto en la película con un esfuerzo llamativo. La historia del psiquiatra enmarca la película y se inserta en todas partes (un psiquiatra en el original "Suspiria" es sólo un personaje secundario): es un hombre afligido cuya esposa, Anke Meier (Jessica Harper, que interpreta a Susie Bannion en el original), ha desaparecido desde la Segunda Guerra Mundial. Ella era judía, pero tenía papeles que afirmaban que era aria; la película insinúa que, no obstante, quería escapar de la Alemania nazi y que Jozef la disuadió de hacerlo hasta que fue demasiado tarde. Mientras tanto, Patricia desaparece, aparentemente en la Facción del Ejército Rojo, y otros dos bailarines que intentan advertir a sus compañeros y al mundo de las depravaciones de la compañía de danza, Olga (Elena Fokina) y Sara (Mia Goth), sufren un destino nefasto. Susie, que disfruta de su repentino estrellato e intenta utilizar su talento —y su favor con Madame Blanc— para evitar su destino, corre el peligro de convertirse en cómplice de ella.


La película no tiene nada que decir sobre la historia de las mujeres, la política feminista, la violencia civil, el Holocausto, la Guerra Fría o la cultura alemana. En cambio, Guadagnino lanza algunas premisas previamente etiquetadas a los espectadores y sugiere que intenten ensamblarlas. El resultado es un kitsch del Holocausto sórdido y endeble, con toda la sustancia política que puede traer una camiseta del Che Guevara. 

Para una película sobre danza y movimiento, "Suspiria" es extrañamente redonda y dispersa, mostrando nociones de actuación y destellos de movimiento sin una sola idea distintiva sobre lo que una cámara puede hacer con la danza y los bailarines y, para el caso, sin un destello. de curiosidad psicológica sobre la disciplina y el arte. Dos líneas de diálogo, una entregada por Susie sobre bailar es “como se sentiría tener sexo” “¿Te refieres a un hombre?” Pregunta alguien. "No", responde ella, "estaba pensando en un animal". Y otra, por Madame Blanc, sobre fusionarse con la visión de una coreógrafa. 

La monotonía de la dirección de Guadagnino, junto con los simples e impersonales mecanismos del guion de Kajganich, hacen de su “Suspiria” una experiencia extrañamente libre de inquietudes: prácticamente no hay vida interior, ni visión subjetiva que sugiera los pensamientos y sentimientos de las mujeres. 


Algunas secuencias de sueños, comandadas telepáticamente por Madame Blanc, son impersonalmente decorativas y están plagadas de clichés. Incluso la violencia sangrienta se reduce a un puñado de detalles. Una secuencia de puro horror corporal, la posesión de Olga, quien, encerrada en un estudio con espejos, se retuerce de forma paralela a la danza desinhibida y admirada de Susie. Ésta se filma en destellos que deben mucho más a los efectos de sonido elaborados que a las imágenes. La única toma que parece excitar a Guadagnino en la secuencia es la secuela: el rastro de sangre en el suelo que pasa por la puerta de espejo de la cámara de la muerte. Su atención parece más fijada en los ganchos delgados y curvos que usan las brujas para perforar y arrastrar cuerpos que en cualquier experiencia dramatizada.

La “Suspiria” original explora simbólicamente la visión frenética de mujeres jóvenes que buscan sustitutos de sus madres y se vuelven vulnerables a las mujeres mayores cuyos poderes de creación se corresponden con sus poderes de destrucción. La película anterior ya sugería un matriarcado sangriento que perpetúa destructivamente su reinado hermético y secreto. 

En esta entrega, el tesoro de los temas históricos y políticos tiene el extraño efecto de subordinar esos contenidos centrados en las mujeres a un poco de titulares sensacionalistas. Estas fichas temáticas incluyen el nombre mismo de la coreógrafa de la compañía, Madame Blanc, (en francés) para "Mrs. White” (que incluso exhorta a Susie a aprender francés), cuya gran producción es un baile llamado “Volk” (gente en el sentido nacionalista). En cuanto a Susie, no es simplemente de una pequeña ciudad del Medio Oeste; también se dice que es menonita y, por lo tanto, se le define como reprimida e ingenua; sin embargo, la película no puede molestarse en ahondar en su vida más allá de los muros de la compañía o, en realidad, la de cualquiera de sus compañeras (un tema que la película original trató ampliamente y sin esfuerzo).


Madame Blanc y sus colegas son un aquelarre, como descubrimos, y sus rituales (uno implica el uso de ganchos para carne) tienen el destello de auténtica brujería. (Para reírse, incluso hipnotizan a un par de agentes de policía, se bajan los pantalones y se burlan de sus genitales). Sin embargo, describir a las mujeres como brujas habituales sería un insulto, y cuando Klemperer, busca descifrar su estatus mítico, lo que entrega es menos una solución y más un encantamiento: “Tres Madres. Tres dioses. Tres demonios. Madre Tenebrarum, Madre Lachrymarum y Madre Suspiriorum. Oscuridad, lágrimas y suspiros ". 

Siento que cualquier toma aleatoria de Jessica Harper en “Suspiria” de Argento tiene más vitalidad, presencia y resonancia que incluso las más dramáticas de Guadagnino sobre Johnson, no por una diferencia de talento entre las actrices, sino porque Argento ve a Harper y Guadagnino está tan ocupado dirigiendo una película sobre mujeres en abstracto, brujería en abstracto, danza en abstracto, terrorismo en abstracto, el Holocausto en abstracto, Berlín y Alemania en abstracto, que no ve a la gente, los lugares, los personajes que está filmando. Su cámara no ve nada. Cruzamos los puestos de control hacia Berlín Oriental. De repente nos cambiamos a la zona rural de Ohio y al lecho de enferma de una mujer moribunda. ¿Cómo encaja eso?

Hay algunos CGI poco convincentes, algunas secuencias de diálogo lentas que aparecen cuando el tiempo de ejecución ya ha pasado y un par de ideas interesantes que simplemente no funcionan cuando se representan visualmente (como la secuencia de baile con Susie y Olga). 


"Suspiria" está llena de detalles desconectados, estáticos, pero que a la vez llaman la atención, pues son de gran importancia histórica, y la función de “estos adornos” es mucho más insidiosa que la mera señalización de la virtud o el orgullo que se aprecian en la película original. Son en realidad un cebo para la crítica, pues se les da temáticas que se pueden defender como educativas mientras la película ofrece poca sustancia y menos pensamiento.

En su libro definitivo Dario Argento: el hombre, los mitos y la magia, el escritor Alan Jones cita a Argento diciendo que su Suspiria original es "una pesadilla experimental en aumento ... un verdadero viaje mágico de ácido". Más recientemente, Guillermo del Toro elogió la obra maestra de Argento como una "obra de pura locura y alegría cinematográfica". Es esa sensación de alegría que falta en la versión de Guadagnino. A pesar de todos sus elementos que incluyen riffs extraídos del Inferno de Argento de 1980, esta Suspiria sigue siendo peculiarmente austera, abrumada por la gravedad de su propia y extraña importancia de diferenciación, como un bailarín que no quiere, o no puede, simplemente saltar en el aire y volar.


¿Te imaginas a un tiburón tratando de proteger el Arca de Noé? ¡Conoce más aquí!
Reseña: Suspiria 2018 (CON SPOILERS) - Horror Hazard Reseña: Suspiria 2018 (CON SPOILERS) - Horror Hazard Reviewed by Eimy Jimenez on 18:58 Rating: 5

No hay comentarios

¿Deseas compartirnos algún comentario?