Reseña: In The Mouth of Madness 1994 (con spoilers) - Horror Hazard

 Julio 13, 2021



Año: 1994

Duración: 95 min.

País: Estados Unidos

Dirección: John Carpenter

Guion: Michael De Luca

Música: John Carpenter, Jim Lang

Fotografía: Gary B. Kibbe

Reparto

Sam Neill, Julie Carmen, Jürgen Prochnow, Charlton Heston, David Warner, John Glover, Frances Bay, Wilhelm von Homburg

Productora: New Line Cinema

Género

Terror. Fantástico | Literatura


“Reality’s not what it used to be.”


John Carpenter ha realizado una serie de películas aterradoras que exploran temas profundamente perturbadores como un asesino en serie trastornado o una especie alienígena que cambia de forma, pero podría decirse que la premisa más aterradora con la que ha jugado es la idea de "atrapar" la locura, como si fuera algún tipo de la peste.


"In the Mouth of Madness" se retrata la desaparición de un escritor de terror llamado Sutter Cane, cuyos libros ha enloquecido a algunos de sus lectores. Sus libros son un éxito de ventas y cuando en las tiendas se agotan, las turbas de consumidores enojados las asedian. Acá toma protagonismo un investigador de fraudes de seguros llamado John Trent (Sam Neill), que está sentado en la ventana de una cafetería un día cuando un hombre al otro lado de la calle toma un hacha, camina entre el tráfico y lanza el hacha a través del escaparate. De hecho, para mi esta toma que muestra al hombre acercándose en el fondo mientras una conversación tranquila avanza sin darse cuenta en el primer plano, es una de las mejores logradas en la carrera de Carpenter. 




A medida que se nos muestra la paranoia alimentada por la última novela de Cane, conocemos al editor de Cane (Charlton Heston) y su editora llamada Linda Styles (Julie Carmen). Trent es contratado por la aseguradora para investigar la aparente desaparición de Cane; pues la editorial quiere un investigador de fraudes porque sospecha que no todo es lo que parece. 


Sinopsis

El éxito de Sutter Cane, un famoso escritor de novelas de terror, no tiene parangón. Pero, inesperadamente, poco antes de entregar a su editor su última novela, desaparece sin dejar rastro. Al mismo tiempo, algunos de sus fans se están volviendo inexplicablemente violentos. Para encontrar a Cane, el editor contrata al detective John, que está convencido de que todo es un montaje publicitario para promocionar el próximo libro del novelista; sin embargo, no tardará en descubrir que está completamente equivocado. 


Hay muchas referencias a Stephen King, como cuando Trent ensambla hábilmente un mapa de New Hampshire con las portadas de los libros de Cane o cuando aparece la ciudad maldita Hobb's Corner tal y como sucede con Castle Rock, lugar de muchas historias de King. Pero la verdad es que la película se siente más en línea con la obra de Lovecraft que con el tipo de horror de King. 


La estructura donde la película comienza con el confinamiento de Trent en un manicomio o asilo y luego se desarrolla a través de un flashback también es un conector estructural popular para Lovecraft. Las ocasiones en la película en las que se leen en voz alta pasajes de los libros de Cane básicamente extraen citas directas de cuentos de Lovecraft. El dramático monólogo de Trent sobre cómo el ser de la iglesia negra es "el asiento de un mal más antiguo que la humanidad y más amplio que el universo conocido" está sacado directamente de "The Haunter of the Dark". Los seis títulos de las novelas de Sutter Cane que se muestran también son homenajes a las historias de Lovecraft e incluso el título de la película en sí es un homenaje de "En las montañas de la locura".




Estas no son las únicas referencias de Lovecraft a lo largo de la película (¡Cthulhu es fácilmente reconocible!), por lo que claramente Carpenter quiere que su apocalipsis tenga una especie de vibra cósmica de los antiguos. La película narra el viaje de locura de los antiguos a Sutter Cane, a su literatura, al universo y luego de regreso a los antiguos. Esto lo hace poéticamente cíclico de alguna manera, especialmente cuando implica que los antiguos serán los nuevos editores de Cane.s


La noción de un libro que enloquece a sus lectores siempre me resulto fascinante e intrigante y más cuando los protagonistas de la película llegan a Hobb´s Corner. Una de las principales razones de esto es que Carpenter aborda la locura como si fuera algo vivo y que respira con peso. Es "eso que ofrece dolor y sufrimiento más allá del entendimiento humano".


Ya sea que John Trent es en realidad una creación de Sutter Cane o no, las tomas al final del asilo lo muestran a él y a su habitación cubiertos de escritura garabateada, como si fuera literalmente parte de un libro. Cuando Trent es arrastrado a una celda acolchada y grita que no está loco, los pasillos del asilo estallan con las mismas súplicas de otras celdas. Si Trent no está loco, entonces tal vez los otros pacientes tampoco. Aprendemos que la locura es relativa.




La historia de Trent se vuelve progresivamente fantasmagórica, no lineal y plagada de alucinaciones. Esta es sin duda la mejor actuación de Sam Neill. Él insinúa su potencial durante la introducción, pero su descenso durante el transcurso de la película es aún más impresionante.


Es importante recordar que In the Mouth of Madness se considera el final de la no oficial "Apocalypse Trilogy" de Carpenter, que incluye The Thing y Prince of Darkness. In the Mouth of Madness ciertamente hace todo lo posible y es más agresivo con este tema que los dos esfuerzos anteriores. Hay una razón por la que esta es la "conclusión" de la fascinación de Carpenter por el fin del mundo.  Es una película tan satisfactoria que se va a un ritmo rápido y cada nueva toma mejora y empuja la premisa hacia una locura más profunda. Es difícil envidiar a The Thing, pero en mi gusto podría argumentar que In the Mouth of Madness es la mejor y más entretenida película de Carpenter de la trilogía. 


El epílogo es agradablemente nihilista, que asegura que la película concluya con una explosión de neuronas. Las tomas finales en las que Trent deambula aislado realmente martillean la sensación de apocalipsis. Finalmente, la secuencia final en la que Trent se mira a sí mismo en la película de Cane es increíblemente perfecta. La edición en torno a la frase "realidad" continúa destrozando el cerebro de Trent.




Les recomiendo la lectura de la serie de libros “Devil’s Advocates” que busca llevar obras de ficción cinematográfica previamente ignoradas, al ámbito académico y las presenta de formas en las que hasta ahora no se habían explorado. Para el caso de la película en análisis, las revisiones críticas desde el momento de su estreno fueron, en su mayoría, negativas, pero el examen de Michael Blyth de la cinta busca mostrar su utilidad académica. Blyth usa los temas góticos y lovecraftianos de la película para mostrar esto, tanto dentro del género de terror gótico como en el canon de las películas de Carpenter, especialmente su Trilogía del Apocalipsis, que consiste en The Thing (1982), Prince of Darkness (1987) y finalmente In the Mouth of Madness. En mi opinión, In the Mouth of Madness es una película placenteramente lovecraftiana, que de hecho ha sido excluida del mundo académico. 


Les dejo algunas curiosidades:


Hobb es una palabra antigua que se usaba para referirse al diablo.


Las llaves del carro que se traga Julie Carmen cuando Sam Neill intenta escapar de la ciudad estaban hechas de pasta.


Robot Monster (1953), que Sam Neill está viendo al final de la película, es una de las películas de monstruos favoritas del director John Carpenter cuando era niño.




El edificio utilizado como institución mental al comienzo de la película es en realidad una planta de filtración de agua en el área de Beaches de Toronto. Los rodajes ya no están permitidos dentro de este edificio después de los ataques terroristas del 11 de septiembre en los EE. UU.


El efecto de Julie Carmen girando su cabeza se logró al hacer que un doble de acrobacias contorsionista usara una máscara protésica del rostro de Carmen al revés. Dado que el doble de acrobacias no podía ver, el cineasta tuvo que orientarla sobre dónde ir mediante el sonido.


Las referencias a los "Antiguos" de Sutter Cane, junto con ciertas representaciones de monstruos impresos en sus libros y que luego cobraron vida, son alusiones a The Cthulhu Mythos, una serie de historias de H.P. Lovecraft y continuada por otros escritores hasta los tiempos modernos. En este sentido, se podría considerar "En la boca de la locura" la propia contribución de John Carpenter a Los mitos de Cthulhu.




Contiene muchas referencias a las historias de Lovecraft, por ejemplo, el nombre del hotel y su propietaria "Pickman", son una referencia al cuento "Pickman Model".


El personaje de Sutter Cane se basa claramente en el amigo de John Carpenter, Stephen King, e incluso hace referencia a las raíces de King en Nueva Inglaterra, con Hobb's End reemplazando a King's Castle Rock. Carpenter dirigió una versión cinematográfica de King's Christine (1983). Además, Michael De Luca había escrito previamente el guion de la adaptación de King The Lawnmower Man (1987). Sin embargo, los personajes dicen que Sutter Cane es incluso más popular que Stephen King.


Las seis novelas de Sutter Cane que Trent usa para rastrear la ciudad de Hobb's End son las siguientes: "The Hobb's End Horror", "The Feeding", "The Whisperer in the Dark", "Something in the Cellar", "The Breathing". Tunnel "y" Haunter Out of Time". Además, estos títulos son referencias directas a obras de Lovecraft, inspiración directa para la película. Estos son "El horror de Dunwich", "El susurrador en la oscuridad", "Las ratas en las paredes", "La cosa en el umbral", "La sombra fuera del tiempo" y "El perseguidor de la oscuridad". Además, el título de la película se refiere a "En las montañas de la locura", otro trabajo más de Lovecraft.




El cuento de Stephen King “Crouch End” se publicó en la antología de 1980 “New Tales of the Cthulhu Mythos”, y una versión reelaborada apareció más tarde en la antología de King de 1993 “Nightmares and Dreamscapes”. En la historia, un hombre y una mujer visitan un suburbio inglés llamado Crouch End donde quedan varados y no pueden irse. Son burlados, atormentados y perseguidos por un par de niños deformados y de otro mundo, que luego convocan a un Dios Antiguo Lovecraftiano. Algunos aspectos de King's Crouch End guardan un gran parecido con la ciudad de Hobb's End de la película.


John Trent ocupa la celda número 9 en el asilo y alquila la habitación número 9 en el Pickman Inn en Hobb's End.


El pequeño pueblo se llama "Hobb's End", una referencia en broma a la estación de metro donde se excava la nave alienígena en la película ¿Qué sucedió entonces? (1967).


Durante los créditos, justo al final, el texto dice "Interacciones humanas monitoreadas por el Instituto Psiquiátrico Intergaláctico. El recuento de cadáveres fue alto, el número de víctimas fue elevado".


La revista de cine francesa “Cahiers du cinema” la cataloga como la mejor película de 1995. 


John Carpenter tiene un breve cameo en la película como paciente de asilo al comienzo de la película. Cuando Trent grita "¡No estoy loco!" en todo el manicomio, la cámara pasa por delante de Carpenter, quien grita "¡yo tampoco!".




La inscripción en las puertas de la iglesia negra dice: "Que estas puertas sean selladas por nuestro Señor Dios y que cualquiera que se atreva a entrar en este lugar impío sea condenado para siempre".


Tom Berenger, James Woods, Michael Keaton, Gabriel Byrne y Ray Liotta fueron considerados para el papel de John Trent.


Las docenas de monstruos que aparecen hacia el final de la película eran una combinación de hombres con trajes, animatrónicos y una "pared" de criaturas de tamaño completo. Se necesitaron más de treinta personas para operar los monstruos.


Cuando Jürgen Prochnow permite que los monstruos del otro lado entren en nuestro mundo, originalmente en el guion, toda la ciudad fue absorbida por el otro lado. Cuando esto resultó ser demasiado costoso, un artista de efectos de Industrial Light and Magic recomendó que en su lugar se "desgarrara" a sí mismo como si fuera papel.


Después de que Sutter Cane dice "¿Alguna vez te dije que mi color favorito es el azul?" Se sabe que, a lo largo de toda la película, cada vez que un actor hace un primer plano, sus ojos son azules, lo que demuestra el poder de Sutter Cane.


Según el mapa que crean las cubiertas de los libros, Hobb's End estaría ubicado en el borde de Loudon, New Hampshire, cerca de la línea del condado de Merrimack / Belknap.




¿Ya leíste una de nuestras notas más populares de la semana? ¡Encuéntrala AQUÍ!


Review: In the mouth of madness 1994 spoilers

Reseña: In The Mouth of Madness 1994 (con spoilers) - Horror Hazard Reseña: In The Mouth of Madness 1994 (con spoilers) - Horror Hazard Reviewed by Eimy Jimenez on 19:59 Rating: 5

No hay comentarios

¿Deseas compartirnos algún comentario?